Legitimación de Capitales

En Costa Rica desde 1988 se sancionó el delito de legitimación de capitales en la legislación penal. Inicialmente solo preveía delitos de encubrimiento, recepción, favorecimiento real y personal. La ley 9093 del 22 de abril de 1988 llamada “Ley sobre substancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado y actividades conexas” por primera vez reguló la legitimación de capitales.

Como antecedente la ley 7233 en el artículo 17 penaliza la legitimación de capitales desde el 11 de enero de 2002. Fue publicada en la Gaceta 8 la Ley 8204 el 26 de diciembre de 2001, que se llama “Ley sobre substancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo”.

Se amplía el espectro delictual regulado, se regulan y sancionan actividades financieras con el fin de evitar la penetración de capitales provenientes de delitos graves y todos los procedimientos que puedan servir para legitimar dichos capitales de acuerdo con Sandoval.

En 1990 el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) recomendó 40 estrategias y tipificó el blanqueo de capitales.

Es un proceso con tres etapas: colocación, estratificación o estructuración e integración. Durante la colocación el dinero es trasladado a otro lugar y depositado en bancos de países que son paraísos fiscales, como sucedió con los “Papeles de Panamá”. La escasa regulación en contraposición a una estricta legislación aplicada al secreto bancario convierte a países caribeños en un imán para el lavado de dinero.

Las actividades relacionadas con el blanqueo de capitales son: el lavado de dinero basado en el comercio (TBML por sus siglas en inglés), metales preciosos, obras de arte, mercancías de alto valor, depósitos en cuentas bancarias, cheques de viajero, órdenes de dinero (ilegales fuera de Estados Unidos), restaurantes, bares y casinos. Las compañías son fachadas para desligar los fondos ilícitos de su origen a través de un sistema complejo de estructuración y otros instrumentos o medios de pago. Los fondos fiduciarios y hedge funds son utilizados para lavar dinero. La conversión o reventa de bienes adquiridos (joyas) y las transferencias electrónicas también son formas que los criminales abusan para el blanqueo de capitales.

El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) señala la rapidez de la reducción de rastros contables y la distancia entre el envío y la recepción como un factor aunado al anonimato de las trasferencias de dinero a través de sistemas financieros informales como las remesas.

La estructuración, dirigida hacia el ocultamiento del origen ilícito de capitales en el sistema financiero, está relacionada con la corrupción de funcionarios. La internacionalización del lavado de dinero tiende a una profesionalización por la complejidad de las metodologías. La especialización de los criminales financieros provoca una complicación para la investigación antilavado de dinero. Las organizaciones trascienden las regiones y el dinero es lavado en un lugar distinto al cual fue obtenido ilícitamente.

Se lava más de 4 200 000 000.00 dólares estadounidenses en Costa Rica, el doble que Panamá. Los delincuentes eluden la legislación y las políticas de control. Se obtiene una serie de ventajas por la descoordinación de las unidades de inteligencia financiera. La jurisprudencia, los sistemas penales y las administraciones de justicia son distintas de acuerdo con Isidoro Blanco Cordero.

El beneficio a través de las deficientes regulaciones internacionales y su aplicación desvían capitales ilegales hacia países con débiles sistemas de control sin persecución penal. Se minimiza el riesgo a la vez que se maximiza la oportunidad de legitimar el capital criminal.

La legitimación de capitales comprende la colocación, estratificación e integración del dinero, cheques de viajero, órdenes de pago, cheques de gerente, bonos, acciones y valores; contratos a futuro porque facilita el transporte sin detección o el depósito en cuentas bancarias al proporcionar anonimato y liquidez.

La adquisición de bienes muebles para ser vendidos con prontitud en el mismo país o el extranjero sin detectar la identidad del comprador, lo cual dificulta la localización y el embargo de dichos activos de acuerdo con el Dr. Isidoro Blanco Cordero.

A su vez las transferencias electrónicas de fondos son vulnerables como servicios financieros a ser abusadas por el crimen organizado con la complicidad bancaria.

Una característica inherente del lavado de dinero es su afán de clandestinidad y la búsqueda de la legalidad a través de personerías jurídicas y documentación falsificada. Por ejemplo, el Servicio Ejecutivo de Prevención del Blanqueo de Capitales del Reino de España indica que se lava dinero en el fútbol, los casinos, los juegos, las sociedades de valores y la bolsa, las zonas de libre comercio como en el caso de La Riviera, proveedores, sociedades anónimas y fideicomisos, organizaciones sin fines de lucro, nuevos métodos de pago (tarjetas prepagadas, Bitcoin, PayPal y hawalas). La legitimación de capitales ocurre en bancos, instituciones financieras (cooperativas y mutuales), entidades no financieras (agentes de exportación) o una combinación.

Los paraísos fiscales son imprescindibles para el lavado de dinero, sin presión fiscal con alto grado de secreto bancario que permite abrir cuentas secretas y sin la política de “Conozca a su cliente”. Sin un registro de reportes de análisis basado en las transacciones ni la estructuración. Hay casos en los cuales muchas personas depositan en la misma cuenta en un día, un período de cinco días o dentro de un mes. En otros casos la misma persona deposita en varias cuentas. Esto evita los controles relacionados con la cédula de identidad. En Estados Unidos todas las empresas que brinden servicios financieros están obligados por el Acta de Secreto Bancario a enviar reportes de actividades sospechosas (SAR por sus siglas en inglés) y reportes de transacciones (CTR por sus siglas en inglés) si el monto total estructurado sobrepasa los 10 000 dólares.

En el caso de Costa Rica es inexistente la legislación que exija el envío de reportes de actividad sospechosa al Instituto Costarricense sobre Drogas cuando la cantidad involucrada supere los 3 000.00 dólares. Hay un proyecto de ley presentado a la Asamblea Legislativo para cumplir con las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional.

Otro factor determinante en la legitimación de capitales es la constitución de personerías jurídicas como las sociedades anónimas que son administradas por representantes legales de la misma forma que lo hizo Mossack, Fonseca y Compañía en Panamá. Las corporaciones operan en jurisdicciones libres de impuestos para defraudar a la Hacienda de su respectivo país.

En la fase de colocación es imposible ocultar la identidad de quien deposita el dinero en efectivo, por esta razón se utiliza un grupo de recaudadores. Son intermediaros financieros que ofrecen sus cuentas para transferir los capitales a cambio de una comisión. Se fraccionan los montos para estructurar cantidades superiores a 10 000,00 dólares en el caso de Costa Rica. Otra forma de evadir las relacionadas con el cumplimiento de regulaciones antilavado de dinero es el uso de la banca en línea.

Se incorpora el fraude de simulación para crear un registro falso de documentos. Hay instituciones financieras no tradicionales que son cómplices en el lavado de dinero. En Costa Rica se ha acusado a empleados del Banco de Costa Rica y el Banco Popular para el Desarrollo Comunal.

Hay muchos factores que interfieren con la detección y la investigación de bienes inmuebles. El delincuente, especialmente el profesional, siempre ha tenido la necesidad de quitarse de encima el objeto económico proveniente de un delito. Durante siglos se sancionó como forma de encubrimiento únicamente a quien recibía, compraba o aseguraba algo para el autor del hecho punible los objetos provenientes de un acto ilícito. El autor del delito previo era impune en el segundo delito de encubrimiento que castigó únicamente al encubridor, pero no a quien había participado como autor, coautor o partícipe del delito previo. En general, recibir objetos de interés económico con conocimiento de su procedencia no era un delito severamente castigado.

Pecuria non olet” (el dinero no huele mal) es un adagio inválido para los casos de legitimación de capitales. Hay un “paper trail” o registro de pistas que dejan las transacciones de la legitimación de capitales. Sirve para llegar a los autores o personas tras la criminalidad organizada.

Es tan importante el disimulo del caudal financiero como la misma actividad delincuencial de acuerdo con Francisco Castillo. El ocultamiento y la preparación de las posibilidades de introducción de recursos sucios en el sistema económico y financiero solamente son posibles por medio del instrumento de la Convención de la ONU contra la corrupción.

La expresión de la criminalidad organizada es un fenómeno del lavado de dinero que puede ser estudiado desde las sociedades fachada y los bancos offshore. La normativa penal costarricense sanciona el delito de legitimación de capitales en el artículo 69 de la Ley de Psicotrópicos y en el artículo 47 de la Ley Anticorrupción cuando exige la declaración de bienes a la Contraloría General de la República.

Situación relacionada con los notarios públicos en Costa Rica

Los abogados y principalmente los notarios están llamados a ser guardianes para evitar el lavado de dinero, de acuerdo con la 12° recomendación el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). En Costa Rica esto no es exigido por ley:

El Registro Nacional del Ministerio de Justicia y Paz más el Registro Civil del Tribunal Supremo de Elecciones ofrecen la información en sus bases de datos.

El artículo 15 de la “Ley 8204 sobre estupefacientes, substancias psicotrópicas, drogas de uso no autorizado, legitimación de capitales y actividades conexas” somete a los notarios a la supervisión de la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF) pero no a la Superintendencia General de Valores ni la Superintendencia de Pensiones.

La normativa contempla obligaciones para prevenir la legitimación de capitales. La incorporación de abogados y notarios en el modelo preventivo del Grupo de Acción Financiera Internacional es ventajosa porque obligaría al profesional a reportar operaciones sospechosas superiores a diez mil dólares estadounidenses y enviar esa información a la SUGEF. Mucho del capital extranjero invertido en bienes raíces ha incrementado los reportes de operaciones sospechosas desde el 2003 con fines evasivos.

El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) resalta el peligro que los lavadores de dinero utilicen a profesionales liberales para dar apariencia de legalidad a sus operaciones y actuar como intermediario en las entidades financieras.

Las noticias relacionadas con la incursión de capitales ilícitos en Costa Rica, el crecimiento del sector inmobiliario en la costa y la participación de los notarios en actividades ilícitas son unas banderas rojas del lavado de dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s