Sociedad Administradora de Fondos de Inversión

Sociedad Administradora de Fondos de Inversión

El Banco de Costa Rica afirma que un fondo de inversión es un patrimonio formado por el ahorro de un conjunto de inversionistas denominados partícipes. Éste es administrado por un experto en materia de inversiones: Sociedad Administradora de fondos de inversión.

Responde al “principio de colectividad” es decir, a la unión de esfuerzos para obtener beneficios o rendimientos que en forma individual serían difíciles de alcanzar en el mercado de valores.

Los fondos de inversión son portafolios conformados por diferentes combinaciones de títulos valores de acuerdo con la política de inversión de cada prospecto y que son propiedad de los participantes en el fondo.

El prospecto es un documento donde se describen una a una las características del funcionamiento, riesgos y comisiones relacionadas con cada fondo de inversión, por lo que su lectura es indispensable antes de tomar la decisión de invertir.

LAS DISTORSIONES DE “UNIVERSIDAD”

El periodista Eduardo Ulibarri Bilbao enfatiza que no había en Costa Rica fondos inmobiliarios en el año 2007:

“Tras leer la edición de hoy del semanario Universidad y escuchar a Ernesto Rivera, director, y a Álvaro Murillo, periodista, en el programa Hablando Claro, de Vilma Ibarra, quedan en evidencia tres cosas que me conciernen directamente:

1. Un fideicomiso creado en Panamá por la Corporación Aldesa, como preludio de un proyecto de desarrollo inmobiliario en Costa Rica, fue legal, estuvo apegado a la ética y en ningún momento intentó evadir al fisco. Esto se da a entender, pero no se dice explícitamente, en dos de las publicaciones que aparecen en el semanario y fue reconocido explícitamente por Rivera y Murillo en el programa.

2. Quienes estuvieron relacionados con la creación de ese fideicomiso, o quienes fueron inversionistas en él, actuaron ética y legalmente.

3. Yo estuve entre esas personas, como miembro de la junta directiva de Aldesa. Por tanto, no se justificaba incluir el caso y los nombres asociados a él –incluido el mío– en una publicación cuya portada dice “Dólares ticos en los paraísos”. Era como poner una naranja fresca en un saco de papas podridas y sugerir que son lo mismo.

Si, a pesar de lo anterior, se decidió seguir adelante, al menos debieron distinguir entre distintos hechos y protagonistas. Por desgracia no fue así. Más bien sucedió lo contrario: En su nota “sombrilla”, aparecida en las páginas 10 y 11 del lunes, y divulgada digitalmente el domingo, Universidad menciona, entre “los nombres” de costarricenses que “aparecen” en los archivos del bufete panameño Mossak Fonseca, el mío, como si fuera parte de los evasores, cosa que sabían no era así.

Lo mismo ocurrió con los de otros que actuaron legal y éticamente. Es decir, para el semanario cualquier persona que apareciera nombrada en cualquier documento de los 11 millones hackeados a ese bufete, formaba parte de la misma categoría. Y en el contexto de la publicación solo hay una: los evasores.

En las publicaciones que aparecen en las páginas 12 y 13 y, sobre todo, la 26 y 27 de Universidad, hay razonables aclaraciones sobre la naturaleza del proyecto de Aldesa. Leídas con enorme atención permiten concluir que se actuó correctamente. ¿Por qué, entonces, poner en el mismo canasto a naranjas sanas y papas podridas? He aquí una pregunta clave. Barajo muchas hipótesis como respuesta. Por desgracia, ninguna tiene relación con el buen periodismo; tampoco con la ética, y menos aún con la buena intención.

Universidad no solo enlodó gratuitamente, y a sabiendas, a personas honorables que nada teníamos que ver con el fondo del asunto; también degradó una investigación de gran importancia para combatir la evasión y los paraísos fiscales, que merecía un tratamiento profesional y ético; más aún, violentó prácticas elementales del periodismo. Me duele y lo lamento”.

Como especialista antilavado de dinero certificada por ACAMS.org se recalca que la creación del fondo inmobiliario en Panamá no constituye un delito, puesto que el origen de los fondos es lícito. No hubo estructuración ni integración de capitales.

La única razón es por qué crear un fondo inmobiliario en Panamá si en Costa Rica existe desde el año 2002 la figura de Sociedad Administradora de Fondos de Inversión. Era innecesario crear una compañía fachada en Panamá para un proyecto en Costa Rica.

A su vez, la legislación costarricense exige que la propiedad quede registrada en el archivo de catastro y las personas que sean dueñas de un derecho también quedan inscritas en el Registro de la Propiedad.

El Ministerio de Justicia y Paz realiza una serie de actividades para promover la regularización en propiedades que están desactualizadas.

Si Mossack, Fonseca & Company creó las personerías jurídicas sin el propósito de evadir impuestos relacionados con bienes racíes, entonces no habrá delito en Panamá ni Costa Rica.

La legislación exige la demostración del delito previo antes de sancionar la legitimación de capitales.

Las personas políticamente expuestas tienen que declarar su patrimonio para ser investigadas en la Contraloría General de la República, entidad que puede solicitar la revocación de la credencial a funcionarios del gobierno.  El área de asuntos jurídicos se encarga de litigios penales, contencioso administrativos y procesos de investigación relacionados con el gobierno local (81 municipalidades), gobierno central, instituciones descentralizadas y funcionarios de los entes autónomos.

Las personas políticamente expuestas como Eduardo Ulibarri Bilbao, exembajador en la Organización de las Naciones Unidas entre 2010 y 2014, está obligado a rendir más información en los procesos de diligencia debida. Como parte de la junta directiva de ALDESA aprobó la creación de una compañía en Panamá para administrar un fondo inmobiliario. Mientras el origen de los fondos sea legal es imposible cometer un acto ilícito de acuerdo con la legistlación costarricense y panameña.

Es la dirección de Tributación Directa y el Ministerio de Hacienda que debe determinar si existió un delito relacionado con el Derecho Tributario.

Por  lo pronto, las filtraciones de Mossack, Fonseca y Compañía fueron obtenidas a través de un hacker. Primero la fiscalía debería solicitar vía valija diplomática el envío de las publicaciones para obtenerlas legalmente de acuerdo con el ofrecimiento de Mossak, Fonseca y Compañía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s