Odebrecht es condenado como parte del escándalo de Petrobras

Publicado en InSight Crime

Mimi Yagoub

10 Marzo de 2016

Uno de los empresarios más ricos y poderosos de Brasil ha sido condenado a 19 años de prisión, como parte de un escándalo de corrupción que ha sacudido profundamente al país y que ahora amenaza más que nunca con derrocar a la presidencia.

El 8 de marzo, Marcelo Odebrecht, el exgerente general de la mayor constructora de Suramérica, Odebrecht S.A., fue declarado culpable de corrupción, lavado de dinero y crimen organizado, informó The Wall Street Journal.

La fiscalía acusa a Odebrecht S.A. de estar en el centro de un escándalo de sobornos y devoluciones ilegales relacionado con contratos con Petrobras, la gigante petrolera estatal de Brasil. Odebrecht fue arrestado en junio de 2015 como parte de las investigaciones de Petrobras, denominadas “Operación Lavado de Autos”, y renunció a su cargo en diciembre del mismo año. En 2015, Marcelo Odebrecht y su familia ocuparon el noveno lugar en la lista de los multimillonarios más ricos de Brasil, publicada por Forbes Brasil, con una fortuna estimada en US$3,5 mil millones.

VEA TAMBIÉN: InDepth: Élites y Crimen Organizado

Según Bloomberg, Odebrecht fue declarado culpable por 11 cargos de corrupción —entre los que se encuentra el de US$64 millones en sobornos a empleados de Petrobras—, por 50 cargos de lavado de dinero y por el delito de concierto para delinquir. Los abogados defensores de Odebrecht consideran que 19 años de prisión es una condena “injusta” y dijeron que apelarán.

Odebrecht S.A. y otras grandes empresas constructoras presuntamente obtuvieron miles de millones de dólares de contratos inflados, y desviaron parte de este dinero hacia el Partido de los Trabajadores (PT), actualmente en el poder, el cual se hacía el de la vista gorda.

Junto con Odebrecht, los exdirectores de Petrobras Renato Duque, Pedro Barusco, y Paulo Roberto Costa, así como el empresario Alberto Yousseff, también fueron condenados por cargos de corrupción. Según Folha de São Paulo, los exdirectores reducirán sus penas mediante acuerdos de condena. No está claro si Odebrecht hará lo mismo.

Análisis de InSight Crime

Si bien numerosos miembros de la élite política y económica de Brasil han sido implicados en las investigaciones del cada vez más grande caso “Operación Lavado de Autos”, Odebrecht es la figura de más alto rango que haya sido condenada (hasta el 4 de marzo se habían contabilizado 84 condenas).

Pero el cerco se sigue cerrando en torno a los líderes políticos de Brasil. El expresidente Luiz Inácio “Lula” da Silva es sospechoso de recibir sobornos de Petrobras, y recientemente fue llamado a interrogación . Actualización: El 9 de marzo, la fiscalía presentó cargos contra Lula, como parte de una investigación sobre lavado de dinero relacionada con el escándalo de Petrobras.

Dilma Rousseff, protegida de Lula y actual mandataria, fue presidente de Petrobras entre 2003 y 2010 —época en la que tuvieron lugar gran parte de las actividades de corrupción— y  su principal estratega político fue arrestado recientemente por sospechas de aceptar sobornos de Odebrecht S.A. para ayudar a obtener contratos con Petrobras.

Si Odebrecht y los exdirectores convictos de Petrobras aceptan acuerdos de sentencia, en los cuales obtengan reducciones de condena a cambio de información, ello podría proveer evidencias irrecusables contra Rousseff. En 2014, la negociación de condena del exdirector de suministros de Petrobras implicó a numerosos altos funcionarios del gobierno.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Brasil

Sin embargo, sigue siendo difícil atrapar a los líderes políticos de Brasil, incluso si sus socios cercanos son apresados.

“El porcentaje de los miembros de la élite (empresarial y política) de Brasil que ha sido encarcelado por fraude o corrupción ha sido bastante baja”, le dijo a InSight Crime el analista Daniel Caplin, de la firma consultora S-RM.

Uno de los ejemplos lo representa el expresidente Fernando Collor —también implicado en la Operación Lavado de Autos—, quien fue procesado por corrupción por el Senado después de terminar su mandato presidencial en 1992, pero posteriormente fue absuelto de los cargos.

Sin embargo, las recientes condenas indican que esta historia de impunidad de las élites puede estar cambiando. De hecho, que el poder judicial de Brasil haya procesado a alguien del estatus de Odebrecht —y en un periodo de tiempo relativamente corto— “no tiene ningún precedente”, dijo Caplin, y “representa un nuevo capítulo en la aplicación de la ley brasileña”.

Publicado en InSight Crime

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s